Videos explicativos de la compresión terapeutica

Videos explicativos de la compresión terapeutica

Aunque este es un tema que ya hemos tratado en post anteriores, nos gustaría regresar a el con esto dos videos practicos de como aplicar un vendaje compresivo. Estos videos han sido realizados por la enfermera especialista en curación de heridas y terapia compresiva Carmen Alba Moratilla, la cual tambien colabora de manera habitual para que este blog aportando sus años de experiencia como profesional del sector. 

Como aplicar un vendaje compresivo por medio de la técnica en espiral

No vamos a explayarnos demasiado en este post ya que la explicación de como se realiza la tecnica en espiral puedes encontrarla en un post anterior. Si no lo has visto aun, ve a ese blog primero para comprender mejor los principios de como aplicar este vendaje. 

Como se puede apreciar en el video, se realiza el proceso completo, desde la preparacion previa al vendaje compresivo por medio de una media no compresiva y unas vendas de almohadillado, el proceso del vendaje compresivo en si y por ultimo la fijacion de este y su mayor soporte gracias a una venda tubular eslastica (No compresiva)

Como aplicar un vendaje compresivo por la técnica en espiga

Para esta segunda técnica el proceso de preparación previo al vendaje compresivo es el mismo. A partir de ahi ya realiza el vendaje en espiga propiamente dicho. Recordad que el vendaje en espiga (Considerando el 50% de superposición) genera el doble de compresión ya que la venda pasa por un mismo punto el doble de veces de si lo estuviera haciendo por la tecnica de vendaje en espiral. 

Como se puede comprobar, estos procesos de vendaje requieren de una formación previa y hay muchos factores a tener en cuenta. Un vendaje compresivo más aplicado puede generar muchos problemas al paciente y la diferencia entre una correcta aplicación y una incorrecta aplicación radica en una cosa, en formarse especificamente en como aplicar estos vendajes, en que consisten y que condiciones hay que tener en cuenta.  

Elaborado por el Carmen Alba Moratilla 

Con la colaboración de Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

Como citar esta entrada:

  • Calvo Izquierdo. BLOG: Videos explicativos de la compresión terapeutica [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2022. Disponible en: https://www.calvoizquierdo.es/es/videos-de-la-compresion-terapeutica/

Bibliografía:

  • Partsch H (2003) Understanding the pathophysiological effects of compression. In: EWMA Position Statement; Understanding Compression Therapy 2003. Medical Education Partnership Ltd, London
  • Partsch, H. and Mortimer, P. (2015), Compression for leg wounds. Br J Dermatol, 173: 359-369. Doi: 10.1111 / bjd.13851
  • Diagnostic and therapeutic guidelines for diseases of the veins and lymphatics of the Italian College of Phlebology CIF, revisions 2003-2004
  • Alba Moratilla C. Términos para comprender la compresión terapéutica. Rev. enferm. vasc. [Internet]. 15 de enero de 2022; 4 (Especial):4-32. Disponible en: https://www.revistaevascular.es/index.php/revistaenfermeriavascular/article/view/94
    ¿Qué son las vendas neuromusculares?

    ¿Qué son las vendas neuromusculares?

    Las vendas neuromusculares fueron creadas en 1979 por Dr. Kenzo Kase después de 6 años de desarrollo clínico. La idea del producto viene debido a su búsqueda de un tratamiento para sus pacientes entre consulta y consulta. Hasta el momento lo que se tenían eran los tape tradicionales, pero estos limitaban el movimiento y presionaba la zona muscular afectada obstruyendo los fluidos corporales que la atraviesan.

    Durante todo este tiempo se ha ido desarrollando la tecnica extendiéndose por todo el mundo. No es raro encontrar atletas profesionales llevándolas durante competiciones y su uso en las personas que no son deportistas de elite para lesiones musculares es más que frecuente.

    ¿Qué es una venda neuromuscular?

    Las vendas neuromusculares, o kinesiology tape como se dice en ingles, están formadas por un tejido de algodón junto con fibras de nilón para darle la elasticidad, esta elasticidad no es recomendable que sea superior al 50% de su longitud en reposo y solo en sentido longuitudinal, no se ha pensado la tecnica para una elasticidad transversal. Por otro lado tienen un adhesivo acrílico que se activa con el calor y que permite mantener el vendaje durante 3 a 5 dias de manera efectiva y a partir de ahí decrecer su efectividad progressivamente. Finalmente, la cara interna de la venda tiene ondulaciones que imitan la piel de la cara interna de la mano.

    Como vemos, la idea clave de esta venda es la imitación de la piel humana, de ahí que la elasticidad no pueda ser superior al 50% y que cuente con forma ondulada la venda neuromuscular.

    ¿Cómo funciona la venda neuromuscular?

    El funcionamiento general de la venda neuromuscular se basa en aplicar la venda y que esta, en vez de presionar la musculatura de la zona afectada, obstruyendo los fluidos que la atraviesan y presionando los receptores del dolor de la zona, que el vendaje ayude a abrir esta distancia entre la piel y el musculo permitiendo circular esos líquidos y liberar los receptores aliviando el dolor.

    A la vez que estos beneficios, la venda permite el movimiento habitual del musculo pero evitando que se sobre extienda, previniendo lesiones y sobreextensiones del musculo. Soportando también el musculo para evitar parte de la fatiga muscular y haciéndolo trabajar en menor medida lo que permite que se recupere más rápido.

    Por último, a partir de un estudio de Lyman KJ, en 2017. “Investigating the effectiveness of kinesio taping space correction method in healthy adults on patellofemoral joint and subcutaneous space.” Se demostró que la forma de la venda neuromuscular, además de imitar la piel de la cara interna de la mano, al descomprimir la zona de los neuroreceptores, estos mandaban señales al cerebro que permitían reducir el tiempo de recuperación.

    ¿Para qué se utilizan las vendas neuromusculares?

    El principal uso de las vendas neuromusculares es el tratamiento de lesiones musculares, asociaciones como American Physical Therapy Association afirman que el tratamiento de vendajes neuromusculares junto con la terapia manual es la manera más efectiva para el tratamiento de lesiones musculares.

    Otro uso muy extendido de estas vendas es el de dar soporte a músculos debilitados o fatigados, ya sea para que no alcancen su extensibilidad máxima o para tener un soporte extra y se divida la fuerza que tiene que realizar el musculo debilitado.

    Entre otros usos alternativos, se encuentra el reeducar el movimiento de algunos músculos que funcionan de manera incorrecta o tienen una postura incorrecta (Como podría ser el cuello o la cabeza).

    Por último, son utilizadas por atletas profesionales en momentos de mucho esfuerzo y como prevención para evitar lesiones o molestias.

    Principales ventajas de las vendas neuromusculares

    Durante todo el artículo hemos estado mencionando las múltiples ventajas de las vendas neuromusculares. Sintetizándolas, tendríamos:

    • El vendaje dura con toda su efectividad entre 3 y 5 días
    • Reducir la fatiga muscular
    • Impide la sobre extensión muscular
    • Alivio del dolor muscular y la inflamación
    • Mejora el flujo sanguíneo y linfático de la zona afectada
    • Ajusta la desalineación muscular causada por espasmos y contracturas musculares.
    • Prevención de lesiones durante picos de actividad física elevada

    Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

    Como citar este blog:

    • Calvo Izquierdo. BLOG: ¿Qué son las vendas neuromusculares? [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2022. Disponible en: https://www.calvoizquierdo.es/es/blog-que-son-las-vendas-neuromusculares/

    Bibliografia:

    • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
    • Dr. Kenzo Kase, (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
    • Chao YW, et al. (2016). Kinesio taping and manual pressure release: Short-term effects in subjects with myofasical trigger point.
    • Lyman KJ, et al. (2017). Investigating the effectiveness of kinesio taping space correction method in healthy adults on patellofemoral joint and subcutaneous space.
    • Lyman KJ, et al. (2017). Effects of 3 different elastic therapeutic taping methods on the subacromial joint space.
    Tipos de sistemas de compresión terapéutica

    Tipos de sistemas de compresión terapéutica

    Como ya hemos comentado en el post anterior, la compresión terapéutica es la manera más efectiva de tratar la hipertensión venosa ambulatoria y sus consecuencias como el agravamiento de la insuficiencia venosa crónica que cursa con edema o úlcera en estados más avanzados.

    Para lograr el objetivo de reducir la hipertensión venosa podemos realizarlo con diferentes productos o sistemas con los que realizar una compresión eficiente.

    A continuación, vamos a ver algunos de estos sistemas y cuál sería su campo de aplicación. Hablaremos de 4 sistemas básicos: Los vendajes de compresión flebológica, las medias de compresión graduada, grado médico, los sistemas de compresión adaptativa también conocidos como sistemas de velcro ajustable y los sistemas de compresión intermitente.

    Vendaje de Compresión Flebológico (VCF) y Sistemas de Componentes Múltiples (SCM)

    Recordando un poco información anterior, cuando hablamos de vendajes compresivos hablamos de una o varias vendas que aplicadas sobre la zona a tratar generar una compresión.

    Recordemos también que la compresión es la suma de otros factores:

    • La tensión de aplicación que ejerce el profesional a la hora de realizar un vendaje.
    • La superposición de capas (tamaño de la venda, técnica de aplicación,etc…).
    • La elasticidad de la venda tratando de regresar a su elongación original.
    • El perímetro del miembro.

    El tipo de elasticidad que debe tener la venda que se aplica en un vendaje compresivo es un tema que se sigue debatiendo en la actualidad. Dicho esto, algunos de los máximos exponentes en materia de compresión, como son Partsch, H o Mosti, G, son claros a la hora de recomendar preferentemente el uso de vendas de corto estiramiento o tracción corta.

    Este pensamiento queda reflejado en artículos como el escrito en 1999 “Inelastic leg compression is more effective to reduce deep venous refluxes than elastic bandages.“ Partsch, H (1999), donde se hace hincapié en la necesidad de utilizar vendas de tracción corta debido al mayor confort y mejores resultados que ofrece en pacientes.

    Seleccionar la venda más adecuada exige al profesional un conocimiento profundo de los materiales empleados en la elaboración de las vendas, sus características técnicas y estar adiestrado en las diferentes técnicas de vendaje compresivo.

    Cuando se habla de un vendaje compresivo, se sobreentiende el uso de varias vendas y de diferentes composiciones, donde la primera capa tiene una función de protección, ya sea por medio de una venda de acolchado o una venda de espuma; y la segunda o posteriores capas, ya tiene la función de compresión propiamente dicha por medio de vendas elásticas de compresión principalmente. Comercialmente es posible adquirir estos productos de forma individual o en kits de compresión, con todos los componentes que el profesional pueda necesitar y pueden o no, tener marcas visuales con los niveles de compresión que ejercen las vendas, de ser así, es muy importante que el profesional siga la técnica de aplicación que recomienda el fabricante y que suele ser en espiral.

    Kits de compresión Milliken COFLEX TLC Calamine

    Para más informacion pueden visitar nuestros blogs anteriores sobre vendas compresivas: BLOG 11: La compresión terapéutica ; BLOG 10: Técnicas de vendaje básicas; BLOG 6: Vendas de tracción larga y tracción corta ; BLOG 5: Vendaje de compresión.

    Medias de Compresión Graduada (MCG) o de  grado médico,

    Se comercializan con diferentes tejidos de elasticidad variables, confeccionados en tejido circular o tejido plano y tamaños que van desde media corta, hasta el muslo, panty o tipo culote de ciclista.

    Existen cuatro niveles de compresión terapéutica, aunque no existe consenso en determinar los niveles de presión que se ejercen, estos niveles de compresión se dividen en clases, siendo el nivel más bajo el 1 y 4 el más alto. Al no tener un consenso internacional genera un poco de confusión en los informes científicos.

    Para poder considerar a una media de grado médico ha de cumplir una serie de requisitos donde el gradiente de presión es considerado esencial. Son medias terapéuticas las que logran reducir la hipertensión venosa ambulatoria, y se fabrican bajo estrictos requisitos médicos y técnicos. Las especificaciones, incluyen consistencia y durabilidad, para proporcionar un nivel específico de presión en el tobillo y graduación de compresión decreciente.

    Lamentablemente muchas de las medias de compresión que se comercializan son calcetería de soporte no médico, que ejercen presión no uniforme ni graduada, no está certificada, no necesitan cumplir con las estrictas normativas, especificaciones médicas y técnicas como las medias de graduación de las medias de compresión.

    Fuente: https://www.mediespana.com/productos/mediven-comfort/

    Sistemas de compresión adaptativa (SCA) o sistemas de velcro ajustables

    Producto prácticamente inelástico que se aplica envolviendo la pierna y ajustándolo con velcros autoadherentes, fácil de poner por el paciente y ajustar la presión al nivel más cómodo. Fácil de poner por el paciente y ajustar la presión al nivel más cómodo. Es recomendable que el producto elegido permita la medición de presiones al rango estipulado con el prescriptor.

    Fuente: https://www.mediespana.com/productos/circaid-juxtalite/

    Sistemas de Compresión Intermitente (SCI)

    Diseñadas para aplicar compresión y favorecer el retorno venoso al bombear las sangre hacia el corazón. También previene la acumulación de sangre o fluidos linfáticos que causan hinchazón y dolor (síndrome postrombótico, SPT). Indicada como apoyo al uso de medias en pacientes con un alto riesgo de contraer una TVP, por cirugías, inmovilidad y/o largos periodos de viaje que limitan su movilidad.

    Utilizar cuando otras opciones de compresión no están disponibles, no se pueden usar o no han ayudado en la curación de la úlcera venosa de la pierna después de una terapia de compresión prolongada.

     

    ¿Cuándo usamos cada uno de los sistemas mencionados?

    Aunque no queda claro cuál es la presión óptima para lograr la cicatrización de la úlcera, pues sigue siendo un tema de debate. Si que se pueden aplicar unos criterios básicos a la hora de decidir sobre qué sistema utilizar en pacientes de enfermedades venosas.

    Por otro lado, también se sabe que el estrechamiento venoso requiere presiones mayores al 42 mmHg. Es por ello que los vendajes de baja elasticidad son los que consiguen mejores tasas de curación en la mayoría de los casos al ser más eficiente hemodinámicamente.

    Para el caso del tratamiento de edemas, donde no es necesaria una compresión tan alta como en las úlceras venosas, se podría considerar conveniente la utilización de medias de compresión de 20 mmHg. Las medias de compresión si las úlceras son pequeñas y no duraderas pueden ser otra opción.

    En el caso de los dispositivos con bandas de velcro, puede ser una buena alternativa que permita el autocontrol y que no requiera ser reemplazado con la frecuencia con la que se reemplaza un vendaje de compresión. Por último, y como ya comentamos, la compresión neumática intermitente es un complemento útil en pacientes con movilidad restringida.

    A continuación, se muestra un cuadro extraído del articulo Partsch, H (2013) Advancement in compression treatment for venous leg ulcers, donde menciona estos 4 métodos y sus principales aplicaciones:

     Fuente: Partsch, H (2013) Advancement in compression treatment for venous leg ulcers

    Por último, a la hora de aplicar cualquier de los sistemas mencionados hay que utilizar el sentido común. Cada paciente en un mundo y no se pueden generalizar tratamientos en base a unas características del paciente. Siempre hay que pensar en el confort del paciente y evitar cualquier sistema que le pueda generar problemas.

     Elaborado por el Carmen Alba Moratilla 

    Con la colaboración de Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

    Como citar esta entrada:

    • Calvo Izquierdo. BLOG 12: Tipos de sistemas de compresión terapéutica [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2022. Disponible en: https://www.calvoizquierdo.es/es/blog-12-tipos-de-sistemas-de-compresion-terapeutica/

    Bibliografía:

    • Partsch, H., Menzinger, G. and Mostbeck, A. (1999). Inelastic leg compression is more effective in reducing deep venous reflux than elastic bandages. Dermatologic surgery: official publication of the American Society for Dermatologic Surgery [et al.], 25 9 , 695-700 .
    • Partsch, Hugo. (2013). Advancement in compression treatment for venous leg ulcers. J Wound Technol. 19. 20-22.
    • Alba Moratilla C. Términos para comprender la compresión terapéutica. Rev. enferm. vasc. [Internet]. 15 de enero de 2022 [citado 17 de julio de 2022];4(Especial):4-32. Disponible en: https://www.revistaevascular.es/index.php/revistaenfermeriavascular/article/view/94
    • Partsch H (2003) Understanding the pathophysiological effects of compression. In: EWMA Position Statement; Understanding Compression Therapy 2003. Medical Education Partnership Ltd, London
    • Principles of compression in venous disease: a practitioner’s guide to treatment and prevention of venous leg ulcers. Wounds International, 2013. Available from: www.woundsinternational.com

        La compresión terapéutica

        La compresión terapéutica

        El objetivo fundamental de la compresión “terapéutica” en las piernas consiste básicamente en contrarrestar la hipertensión venosa, y sólo se consigue cuando se logra que las válvulas venosas vuelvan a funcionar, y la sangre no se quede retenida en las venas.

        Como concepto, la terapia de compresión es la presión ejercida sobre una extremidad por materiales de elasticidad variable, para prevenir y tratar la enfermedad del sistema venolinfático. Como consecuencias, esta presión a nivel clínico actúa sobre el sistema venoso superficial y profundo.

        ¿Qué se busca con la compresión terapéutica?

        Cualquier trastorno venoso crónico, parte de la pérdida de capacidad en el retorno venoso hacia el corazón, de tal manera que los fluidos no circulan correctamente a lo largo del cuerpo estancándose en la zona afectada, normalmente en los miembros inferiores.

        Los efectos de la compresión terapéutica se dividen en:  

        • En el espacio intersticial, reduce el edema, reduce la filtración capilar y consigue que el fluido se mueva hacia las zonas no comprimidas, logrando mejorar el drenaje linfático.
        • En las venas, reduce el calibre, incrementa el flujo y la velocidad en las venas, consiguiendo reducir el estancamiento venoso y mejorando la función de la bomba venosa. Todas estas acciones de forma combinada tienen efectos beneficiosos en la microcirculación y las citoquinas liberando los mediadores anti-inflamatorios.

        Cuando se realiza la compresión, lo que se busca es mejorar ese retorno venoso y esa circulación de los fluidos del cuerpo en la zona afectada, evitando el estancamiento de líquidos y la transferencia de fluidos hasta el tejido extravascular.

        En relación a esto, el efecto terapéutico se puede conseguir por diversos sistemas de compresión:

        • Medias de Compresión Graduada (MCM) y sistemas de medias multicapa.
        • Vendaje de Compresión Flebológico (VCF) y sistemas de componentes múltiples.
        • Sistemas médicos de Compresión Adaptativa (SCA).
        • Compresión Neumática Intermitente.

        Para aplicar este tratamiento, inicialmente en la fase de descongestión del edema venolinfático, la técnica más extendida son los vendajes. Esto genera que se produzca un gradiente de presión a través de las diferentes membranas que componen esta parte del cuerpo, traspasando las paredes capilares y produciendo la acumulación de fluidos en el tejido extravascular.

        De esta manera, ya sea utilizando vendajes de compresión, u otras técnicas como puedan ser las medias de compresión, se consigue regular la presión de los miembros inferiores. La aplicación de un método u otros dependerá de las características del paciente.

        ¿Cómo determinar qué sistema de compresión terapéutica utilizar?

        La elección del sistema de compresión médica correcto, precisa de una evaluación muy minuciosa del paciente. Para poder determinar qué sistema es el más indicado y los niveles de compresión que precisa el paciente. Los factores más relevantes a tener en cuenta son:

        1. Compromiso vascular: Ecografía Doppler y el ITB, estos valores nos aportaran los conocimientos necesarios para descartar la patología arterial y saber los mmHg que se precisan para normalizar el flujo sanguíneo y el drenaje linfático.
        2. Comorbilidad que acompañan a la patología vascular y que pueden impedir que se apliquen los mmHg que se requerirían en situación óptima. La comorbilidad es la suma de una afeccion venosa junto con otra no relacionada, como pueda ser una diabetes o un problema cardíaco. Si esta situación se da, hay que modificar las pautas de compresión terapéutica, ya sea aplicando presiones inferiores a las óptimas; o cambiando los tipos de tejidos con los que se realizan la compresión. Recordemos que los tejidos menos elásticos realizan mayores presiones de trabajo y son más tolerados por los pacientes, esa es la razón por la que tanto las medias con tejido plano o las vendas con baja elasticidad son más recomendables en pacientes pluripatológicos o con edad avanzada.
        3. Situación social: Este aspecto es relevante a la hora de seleccionar los dispositivos de compresión médica. Si el paciente no tiene la destreza suficiente como para ponerse solo la media o las vendas y carece de ayudas técnicas o familiares, se han de seleccionar sistemas de compresión tipo velcro o la doble media en caso de precisar altas presiones. Si no, siempre será más recomendable aplicar un vendaje compresivo o una media de compresión.
        4. Situación económica: no menos relevante que los anteriores. Dentro de las posibilidades económicas del paciente buscaremos las soluciones más eficientes, es decir, lograr el objetivo terapéutico al menos costo posible. En caso de dificultades económicas se descartarán los sistemas no reutilizables (adhesivos o cohesivos) que no permiten el lavado y posterior uso.
        5. Estado de la enfermedad: En ocasiones si la piel está muy perjudicada o la zona muy inflamada, se recomendará utilizar algún tipo de venda impregnada en zinc (para reducir la inflamación y mejorar la cicatrización); o calamina (para aliviar manifestación clínica del eccema). Por otro lado, a más dañada la zona afectada, la tolerancia a más compresión será menor.

        Como se ha visto, el nivel de presión que se ha de ejercer va a depender del diagnóstico, los factores clínicos (evaluando la gravedad de los síntomas), y especialmente el edema, la afectación linfática y las comorbilidades detectadas. Por ese motivo es imprescindible contar con el diagnóstico de un profesional sanitario y el correcto seguimiento del profesional durante todo el tratamiento.

         Elaborado por el Carmen Alba Moratilla 

        Con la colaboración de Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

        Como citar esta entrada:

        • Calvo Izquierdo. BLOG 11: La compresión terapéutica [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2022. Disponible en: https://www.calvoizquierdo.es/es/blog-11-la-compresion-terapeutica/

        Bibliografía:

        • Partsch H (2003) Understanding the pathophysiological effects of compression. In: EWMA Position Statement; Understanding Compression Therapy 2003. Medical Education Partnership Ltd, London
        • Partsch, H. and Mortimer, P. (2015), Compression for leg wounds. Br J Dermatol, 173: 359-369. Doi: 10.1111 / bjd.13851
        • Diagnostic and therapeutic guidelines for diseases of the veins and lymphatics of the Italian College of Phlebology CIF, revisions 2003-2004
        • Alba Moratilla C. Términos para comprender la compresión terapéutica. Rev. enferm. vasc. [Internet]. 15 de enero de 2022; 4 (Especial):4-32. Disponible en: https://www.revistaevascular.es/index.php/revistaenfermeriavascular/article/view/94

            Técnicas de vendaje básicas

            Técnicas de vendaje básicas

            Respecto a las técnicas de vendajes más básicas, tenemos muchos tipos y a lo largo de este post vamos a explicar las más comunes y básicas. A la vez vamos mostrar algunas fotos para representar estas técnicas de vendaje.

            Vendaje en espiral

            Este vendaje consiste en una aplicación oblicua, de tal modo que cada vuelta se solape en un tanto por cien con la vuelta anterior.

            Esto es importante tenerlo en cuenta, en especial en vendajes compresivos donde el número de pasadas por un punto afectará a su compresión final. A modo de ejemplo, en este tipo de vendajes, si realizamos este vendaje con una superposición del 50%, la venda pasaría 2 veces por el mismo punto. Si fuera del 75%, la venda pasaría 3 veces por el mismo punto.

            Su aplicación comienza en la zona distal del corazón a la proximal, en el caso de la pierna sería comenzando desde la base de los dedos hasta la rodilla o parte superior del muslo. Este tipo de vendaje se utiliza de manera muy extendida, alguno de sus usos sería para vendajes compresivos como úlceras venosas, para el soporte de apósitos, para la fijación de férulas y para proteger zonas de lesiones mecánicas e infecciones.

            ¿Como se aplica un vendaje en espiral?

            La aplicacion de este vendaje en una pierna, comienza por un realizar una sujeccion del tobillo con un vendaje en forma de ocho (Imagen 1 a la 4), para continuar con el vendaje en espiral propiamente dicho (imagen 5 a la 8). Si fuera en un brazo sería un procedimiento similar, se aplicaría un vendaje para sujetar la muñeca y posteriormente se realizaría el vendaje en forma de espiral. 

            Imagen 1: El vendaje se comienza a unos centimetros de la zona más distal. Y se realiza una o dos vueltas.

            Imagen 2: Se realiza una forma de ocho alrededor del tobillo evitando  tapar el talón. 

            Imagen 3: Posteriormente a realizar el vendaje en forma de ocho, se procede a tapar el talón.

            Imagen 4: Subir hacia la parte superior del tobillo para comenzar el vendaje en espiral.

            Imagen 5: Comenzar el vendaje en espiral con la superposición deseada.

            Imagen 6: Como se aprecia, la superposicion tiene que ser constante durante todo el vendaje.

            Imagen 7: El vendaje se realizará por todo el miembro. En el caso de la pierna, hasta unos cm por debajo de la rodilla.

            Imagen 8: Por último, en caso de ser necesario, se puede colocar un par de tiras de esperadrapo para fijar el final de la venda.

            Vendaje circular 

            El vendaje circular es un caso concreto del vendaje en espiral. En este caso, es un vendaje espiral con un 100% de superposicion entre capas, o dicho de otra manera, cada vuelta va cubriendo por completo la anterior. Se usa principalmente para la contención de hemorragias. Su uso es muy especifico ya que al aplicarse con una superposicion del 100% puede generar complicaciones por corte de circulacion sanguinea.

            Vendaje en espiga

            Este tipo de vendaje consiste en una aplicación oblicua al eje de la extremidad que se está vendando. Se van realizando vueltas en ángulo de 30 – 45 grados hacia arriba y hacia abajo, de esta forma se aplicará la primera media vuelta hacia arriba y la segunda hacia abajo. Este tipo de vendajes, al superponerse más nº de capas,  genera más compresión que si se aplicara en espiral, el porcentaje varia en función de la superposición de los vendajes, a mayor superposición, mayor presión.

            A la hora del solapamiento entre las vueltas del vendaje también oscila en función de su aplicación pero suele ir entre el 50% y el 75% de solapamiento. 

            • Para una superposición del 50% pasa 4 veces por el mismo punto. Dobla los niveles de presión respecto a la técnica de espiral al 50% que pasaría 2 veces por cada punto.
            • Con una superposición del 75% pasa 6 veces por el mismo punto. En este caso triplica los niveles de presión respecto a la técnica de espiral al 50%.

            Su aplicación suele ser principalmente con fines compresivos. A continuación aparece una explicación de la tecnica del vendaje.

            ¿Como se aplica un vendaje en espiga?

            La aplicación de este vendaje comienza por realizar una sujeccion del tobillo con un vendajeen forma de ocho (Imagen 1 a la 4), para continuar con el vendaje ascendente/descendente a lo largo de la pierna (imagen 5 a la 9).

            Imagen 1: Comenzamos con la parte más distal del miembro a vendar.

            Imagen 2: Realizamos un vendaje en forma de ocho al rededor del talón, siempre sin taparlo.

            Imagen 3: El cruce de la forma del ocho siempre se encontrará en la parte frontal de la pierna.

            Imagen 4: Una vez realizado el vendaje en ocho se procede a tapar el talón y a comenzar el vendaje en forma de espiga.

            Imagen 5: El comienzo de la vuelta será ascendente. Esto será una media vuelta por detras de la pierna.

            Imagen 6: Para posteriormente hacer la siguiente media vuelta en sentido descendente. 

            Imagen 7: A continuacion comenzaremos nuevamente la media vuelta hacia arriba aplicando el solapamiento deseado.

            Imagen 8: Y de nuevo una media vuelta en sentido descendente. Este procedimiento se realizará durante toda la zona a vendar.

            Imagen 9: Una vez concluido, se podrá poner unas tiras de esperadrapo si fuera necesario.

            Vendaje recurrente

            Este vendaje es específico para zonas con amputaciones. Este tipo de vendaje combina giros circulares, con vendajes en espiga, donde se busca cubrir la zona amputada para protejerla. A diferencia de otras técnicas, esta comenzará en la zona proximalfijando la venda con una vuelta circular, aplicada sin tensiónposteriormente se dirige la venda hacia la zona distal, el extremo del muñón, lo cubre y vuelve a zona proximal. A partir de ahi se comienza un vendaje en espiga para cubrir toda la zona afectada

            Como precaución se ha de tener en cuenta que la tensión aplicada no dificulte la circulación y que contribuya a la conformación del muñón

            ¿Como se aplica un vendaje recurrente?

            Imagen 1: Comenzamos en la zona proximalfijando la venda con una vuelta circular sin tensión.

             Imagen 2: Posteriormente nos diriguimos a la zona distal y realizamos una media vuelta.

            Imagen 3: regresamos a la zona proximal y realizamos otra vuelta circular sin tensión.

            Imagen 4: Realizamos los tres pasos previos una segunda vez.

            Imagen 5: A continuación cubrimos el punto central del muñon.

            Imagen 6: Tras esto comenzamos con un vendaje en espiga para cubrir el resto de la pierna.

            Imagen 7: Como hemos comentado anteriormente, el vendaje en espiga combina vueltas ascendentes/descendentes.

            Imagen 8: Tras el vendaje podremos fijar la venda con unos clips o esparadrapos.

            Vendaje en forma de ocho

            El vendaje que mencionamos a continuación está enfocado a articulaciones como pueda ser el codo, la rodilla o el tobillo. Tiene que ser aplicado en la posición funcional de la articulación (codo en 90º, rodilla 20º, etc…).

            El procedimiento es el mismo que aparece en los pasos 1 al 4 en el vendaje en espiral y el vendaje en espiga ya mencionados anteriormente. Este vendaje también es llamado vendaje tortuga, se utiliza como soporte para articulaciones. Por esta técnica se consigue cierta movilidad, a la vez que la mantiene más rígida la articulación y evita que se llegue a una extensión completa de la articulación.

            ¿Como se aplica un vendaje en forma de 8?

            Imagen 1: El vendaje se comienza a unos centimetros de la zona más distal. Y se realiza una o dos vueltas.

            Imagen 2: Se realiza una media vuelta por la parte superior al tobillo y posteriormente una media vuelta inferior.

            Imagen 3: Repetimos este proceso durante 5 o 6 veces y fijamos el final de la venda con unos trozos de esperadrapos si fuera necesario.

            Conclusión

            Como hemos podido observar, existen multitud de formas de realizar un vendaje. Durante este post hemos intentado mostrar los más comunes, y en posteriores entradas mostraremos estos mismo vendajes aplicados a vendajes especificos. Un caso será con vendajes compresivos, centrados en el tratamiento de úlceras venosas y otro será el caso de los vendaje funcionales, más centrados en el tratamiento de lesiones musculares y rehabilitación.

            Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

            Con la colaboración de Carmen Alba Moratilla

            Bibliografía:

                Generalidades sobre técnicas de vendaje

                Generalidades sobre técnicas de vendaje

                Una vez que hemos analizado los tipos de venda que hay según su composición y función, es el momento de entender cómo realizar el vendaje y los tipos de vendajes más habituales. Durante este post comentaremos algunas generalidades sobre la aplicación de vendajes y algunas nociones básicas que servirán de guía. En el próximo post, explicaremos las diferentes técnicas básicas de vendaje con sus respectivos videos explicativos.

                ¿Sobre qué cara se aplica un vendaje?

                La venda siempre se aplica manteniendo la cara externa del rollo de la venda en contacto con la capa anterior, así la venda se deslizará sobre sí misma. A continuación se muestra en la foto de la izquierda esta manera correcta de aplicación.

                El motivo por el cual se aplica siempre la cara externa sobre la zona a vendar, es que así se consigue un mayor control de la fuerza o presión durante la aplicación de la venda. El profesional en todo momento podrá controlar la fuerza que aplica y la venda se desplegará de manera constante y homogénea sobre la zona del paciente. Si se realiza de la manera opuesta (manteniendo la cara interna del rollo de la venda en contacto con la capa anterior) el profesional tendrá que ir separando la venda de la superficie del paciente para así conseguir desenrollar la venda y posteriormente aplicarla, esto genera picos de presión irregulares, un menor control en la técnica de aplicación del vendaje, mayor incomodidad para el profesional aplicando la venda y mayor incomodidad en el paciente. Sin olvidar que se aumentan los riesgos de iatrogenia al no mantener presiones constantes en su aplicación y puede impedir la correcta circulación sanguínea y drenaje linfático.

                Venda de yeso

                Correcto

                Venda tubular de compresión

                Incorrecto

                ¿Qué es la superposición a la hora de aplicar un vendaje?

                La superposición a la hora de aplicar un vendaje es, una vez realizada una vuelta de un vendaje, la cantidad del ancho de la venda que se tapa con la capa siguiente. De tal manera que un 0% de superposición implica que cada nueva capa del vendaje no tapa nada de la capa anterior, y que un 100% de superposición es que la siguiente capa del vendaje tapa completamente la anterior. Como veremos en el próximo post una superposición del 100% es la que se ve en los vendajes circulares. El conjunto del vendaje ha de tener un espesor homogéneo, permitir la movilidad y resultar confortable. A continuación se pueden ver un ejemplo de superposicion al 25%, al 50% y al 75%.

                Venda de espuma (Pre-tape)

                25% de superposición

                Venda tubular de compresión

                50% de superposición

                Venda de crepe

                75% de superposición

                Otro importante aspecto de la superposición es que a mayor superposición y misma fuerza, se consigue mayor nivel de presión. De tal manera que a más vueltas de una venda en un punto mayor presión se genera en este. Esto se comentará más adelante en mayor profundidad.

                ¿Hay que poner un vendaje de protección antes de realizar un vendaje de cualquier tipo?

                Siempre hay que utilizar productos que amortiguan la presión (algodones, espumas, fieltros…)  en las zonas de riesgo, proteger zonas con riesgo de hiperpresión como prominencias óseas,  zonas que comprometan el juego de la articulación, homogeneizar perímetros evitando zonas con pliegues o rellenando concavidades como la zona maleolar. Son pocas las ocasiones en las que no se precisa esa protección. Si vamos a realizar un vendaje de inmovilización por ejemplo, siempre es recomendable aplicar una caja de vendas de almohadillado para proteger la zona antes de realizar el vendaje de inmovilización. Incluso, en estos vendajes de inmovilización se recomienda vendar las articulaciones cercanas para evitar más daño y darle soporte. Si vamos a realizar un vendaje descongestivo o postquirúrgico, es imprescindible homogeneizar los perímetros con almohadillados o con sistemas de compresión extrínseca (almohadillas) que refuercen la presión en determinadas zonas.

                Actualmente existen vendas que incorporan en su diseño el almohadillado, ya que son propiamente de soporte o protección.

                ¿Cómo comenzar un vendaje de manera correcta?

                Al inicio del vendaje se ha de fijar la venda con seguridad, colocar la venda en oblicuo, en sentido que vaya desde talón al antepié para dar estabilidad a la sujeción de la venda, dar una o dos vueltas iniciales y comenzar el vendaje. Los vendajes se inician de distal a proximal con el fin de favorecer el drenaje linfático y evitar el edema.

                Como hemos visto, hay muchos puntos a tener en cuenta a la hora de realizar un vendaje. Siempre es recomendable acudir a un profesional para realizar el mismo a menos que expresamente se haya dicho lo contrario ya que de lo contrario esto podría acarrear lesiones o empeoramiento en la zona afectada.

                Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

                Con la colaboración de Carmen Alba Moratilla

                 

                Bibliografia: